El noviazgo cristiano no es una aventura pasajera ni un juego superficial